Jueves 29 de mayo de 2014. Esta es la fecha de nuestro último post en el blog de la empresa.

Casi dos años después, con una cara de vergüenza que no puedo con ella, me dispongo a justificar esta fenomenal estrategia de marketing de contenidos.

El motivo es, básicamente, que llevamos dos años creando un proyecto empresarial desde cero, y ello supone directamente que no te quede ni un sólo minuto para ti, para pensar, para avanzar, ya que los proyectos, la gestión de ventas, la contabilidad, etc. ocupan el 950% de tu tiempo.

Te metes en una rutina que implica una serie de tareas que debes hacer “sí o sí” para seguir adelante con tus objetivos.

marketing de contenidos

¡Eso es mierda de toro, MENTIRA!

No me mal interpretes, creo en el poder de la rutina. Tener un orden te ayuda a conservar tu voluntad y te permite centrarte en lo que más te importa y cumplir objetivos.

Lo mejor de tener una rutina es poder romperla

Piensa en tu rutina como una estructura de base con la que puedes jugar a tu antojo, puedes desviarte de ella ligeramente y romperla cuando lo necesites –pero ojo, si siempre rompes con tu rutina, entonces no es rutina, es mierda de toro una trola como una casa con la que te auto engañas para sentirte bien creyendo que estás haciendo algo serio–.

De hecho, a mi modo de ver, la rutina debería de ser como la música: la estructura sienta las bases y pone cierto orden pero lo que realmente hace que una canción merezca la pena es la originalidad con la que los músicos rompen la estructura –de forma intencionada y con cuidado– y crean algo único, divertido y que te sorprende al escucharlo.

Saca un rato cada día para pensar en ti y en tu negocio, en cómo puedes marcar la diferencia, y lleva a cabo tareas que se salen de lo cotidiano. Y, sobre todo, ten el coraje de salir de tu zona de confort, y todo lo que hagas y logres será positivo.

La zona de confort es muy engañosa, nos hace sentir cómodos, pero nos mantiene en una vida (tanto empresarial como personal) completamente plana, en la que vemos la excusa perfecta para no hacer nada, para no arriesgarnos, para no crecer, para no vivir.

ZONA DE CONFORT

Ejemplos reales de una rutina mal llevada en la empresa

Varios de estos ejemplos los he vivido en mis propias carnes, y estoy seguro de que coincides con más de uno:

  • Has hecho tu web y un año después de tenerla operativa aún no has actualizado ni publicado ningún contenido en ella. ¡Mal!
  • Llevas toda la vida haciendo las cosas a tu manera, utilizando tus procesos y tecnologías habituales, y no escuchas a tu sector ni te adaptas a sus constantes cambios (¡Mal!), lo que te aportaría mayor competitividad y, a la larga, eficiencia.
  • Tienes alumnos en F.C.T. (Formación en Centros de Trabajo, prácticas) en tu empresa y no les dedicas el tiempo que merecen para hacerles un seguimiento, enseñarles y como consecuencia aportan la cuarta parte de lo que pueden aportar, realizan tareas de escaso valor para ti y encima ellos se quedan con una mala sensación. ¡Mal!
  • No te reúnes con frecuencia con tus empleados o colaboradores por falta de tiempo, cuando ni te imaginas lo que podrían aportarte a ti y a tu empresa. ¡Mal!
  • Estás tan sumido en tu día a día que no acudes a eventos, ferias sectoriales ni estás suficientemente al día de la actualidad de tu sector. ¡Mal!
  • No eres capaz de mandar a la mierda decirle pacífica y educadamente a ese cliente taaaan absorbente que tienes y que en facturación anual apenas te aporta, que no te interesa (o que no puedes) seguir trabajando con él. Si lo hicieras vivirías una vida mejor. ¡Mal!
  • No eres capaz de delegar ninguna tarea de tu vida profesional y como consecuencia sientes una asfixia constante en el trabajo. ¡Mal!

cómo crear un blog

8 formas de salir de la zona de confort y romper con la rutina

  1. Habla con una persona nueva cada día. Y no sólo eso, expande tu mundo más allá de gente similar o afín a ti. Verás que cada individuo ve la vida a su manera y aprenderás a apreciar otras cosas.
  2. Evita perder el tiempo. Tienes MUY POCO. Es jodido, pero cierto. Deja de ver telebasura y ve más cine o escucha buena música. Si te resulta difícil por lo menos reduce las horas diarias de telebasura, “radiobasura” o “músicabasura”. El cine, la música, etc. te enriquece, Sálvame te empobrece. Por supuesto esto es una opinión personal. Espero que no te lo tomes a pecho si eres un amante de Sálvame…
  3. Pierde el tiempo. Pero, ¿estás loco? ¿Primero me dices que no lo pierda y ahora que sí? Pues sí, como te decía antes, los ratos muertos dedicados a la relajación liberan al subconsciente y dan pie a pensamientos que pueden traerte cosas muy buenas.
  4. Utiliza tu rato de almuerzo o comida. Prueba nuevas comidas, vete a nuevos restaurantes, nuevos parques o vete a museos. Muchísima gente pierde su tiempo (el menda incluido) en sus escritorios o yendo al mismo restaurante con la misma gente, comiendo la misma comida.
  5. Lee libros de la serie “Para Dummies” de cosas que actualmente no uses, o que incluso no necesites. Hay miles de asuntos sobre los que podrías aprender dedicando unos minutos al día y que podrás conectar con tu trabajo de formas que aún ni siquiera imaginas. Una de las partes que más me gustan de mi trabajo es que cada proyecto que realizamos para un cliente nos obliga a aprender muchísimo de su negocio, y esto hace que podamos extrapolar conceptos de proyecto a proyecto e incluso a nuestra vida personal.
  6. Juega al Lego, Mecano o similar con tu hij@, sobrin@ o prim@. Este tipo de juegos, aunque los consideres infantiles, te hacen más resolutivo, más creativo y te ayudan a recordar tu infancia, además de desarrollar una buena relación con tu hij@, sobrin@ o prim@ (¡y ayudarte con el punto 3!).
  7. Dale una oportunidad al arte, en cualquier variante. ¿Por qué no atreverte? Dedícate a hacer fotos, a dibujar, a tocar música o cantar.
  8. Escribir también es muy bueno. Crea un blog y comienza a escribir sobre lo que te apetezca. Hazlo para ti con temas que te interesen a ti y sobre los que quieras escribir tú, sin pensar en tu público. No hace falta ser Hemingway. El público vendrá, y cuando llegue conectarás mucho mejor con él, ya que será personas afines a tu forma de ver las cosas. Escribir este post me está ayudando muchísimo a pasar a la acción en muchas de las cosas que te estoy contando, y a reflexionar sobre muchas otras.

 


Hasta aquí el primer post de nuestra nueva estrategia de marketing de contenidos, esta vez real, en la que vamos a seguir unos objetivos marcados muy concretos y que te iremos contando en futuros artículos, además de cumplir con lo que he intentado transmitirte en este artículo.

Agradecería que me contaras tu experiencia con la rutina y con la consecución de objetivos en los comentarios (un pelín más abajo). Prometo contestarte.

[soy_german]

Los comentarios están cerrados.