Hace cosa de un par de años, se escuchaban en boca del lado famoso de la tecnología (Facebook, Microsoft, etc) y de varias personalidades las siguientes tres palabras:

“Hour of Code”

Y, ¿Qué es esto?, te preguntarás.

Es una campaña que lanzó la ONG Code.org, que anima a todo el mundo, en especial a los centros educativos a seguir una serie de tutoriales cortos para aprender a programar.

Podéis ver más información sobre esta campaña en su página oficial.

Desde hace unos pocos años, muchos centros escolares apuestan por la tecnología, introduciendo tablets, pizarras digitales o cualquier cosa que contenga la palabra “smart” en las aulas. A todos los jóvenes les gusta trastear con los dispositivos digitales; sólo tenemos que recordar lo contentos que nos poníamos todos cuando en clase de historia nos llevaban al aula de informática para ver unos vídeos, usar alguna aplicación o hacer alguna consulta en internet. Pero, ¿acaso no hay jóvenes y niños a los que les gustaría saber cómo funcionan estos dispositivos?

Todo se puede resumir a Programación; darle órdenes a un ordenador y que realice una u otra acción dependiendo del botón que se haya pulsado o el gesto que se haya hecho sobre la pantalla.

El error actual

Un gran fallo de la educación, es que se entrena a los chavales para aprender mucho en poco tiempo, hacer un examen y olvidarlo todo poco después. Pocos son los centros que intentan explotar la creatividad de los alumnos, o al menos ayudarles a que se entusiasmen por algo. Si bien es cierto que algunos se interesan por la música, la historia o las ciencias naturales, el modelo educativo actual no insta a que se interesen, y, en cambio, hacen las clases aburridas

education, elementary school, learning, technology and people concept - group of school kids with tablet pc computer having fun on break in classroomLa programación está de lado de los que quieren cambiar eso. Con diversas aplicaciones y plataformas orientadas al aprendizaje que hacen que aprender sea lo más divertido y entretenido posible.

Hay cierto debate en este tema, y es que algunos opinan que no hay por qué enseñar a programar a alguien que luego no quiera dedicarse a eso, pero es lo que se lleva haciendo en los centros educativos desde siempre: se enseñan diversas materias y luego el alumno decide cuál de ellas le interesa más e inicia una carrera dentro de ese ámbito. Y en un mundo dominado por las “apps”, los “gadgets” y el “software”, es importante que los niños aprendan cómo funcionan, o, al menos, que empiecen a interesarse por ello.

El mejor método: los juegos

Es de entender que no se le puede poner a programar en C a un niño. Es un lenguaje complejo para el que hacen falta unos conocimientos previos de matemáticas. Necesitan algo que les motive y que les guste. Por eso, el método más utilizado por las plataformas que se dedican a la “programación educativa” es programar mediante juegos. Aquí es donde entra Scratch.

Scratch es un “lenguaje” desarrollado por el prestigioiso MIT, orientado al sector infantil, con el cual se puede programar a través de bloques de colores, así como desarrollar la parte gráfica, todo a la vez.

Está hecho para que con pocos movimientos del ratón y casi sin usar el teclado, el niño que lo haya programado diga “¡pero si con cuatro clics he hecho que mi personaje se mueva!”. Obviamente hay una programación mucho más compleja por detrás, pero es un método genial para sentar las bases y entender lo que es la programación.

Como se puede ver en el vídeo, se recrea el mítico (e infame) Flappy Bird. Esto me recuerda que un buen método para aprender es programar algo que ya está hechoDe esta manera, ya tienes una idea y sabes cómo quieres que sea el resultado final, el trabajo radica en cómo vas a hacerlo. Es un método simple pero muy efectivo a la hora de aprender.

Scratch está disponible para instalación, pero también se puede utilizar desde su página.

Otra alternativa divertida para aprender es CodeCombat. En esta página, en lugar de hacer un juego desde cero, el juego ya está hecho,  pero eres tú el que le dice al juego qué hacer en cada momento. Es otra genial alternativa para ir adentrándose en el mundillo, así como para empezar a picar código.

codecombat

Otra opción (un poco más avanzada y menos orientada al público infantil) es CodecademyNos proporciona una extensa lista de lenguajes de programación, todos ellos acompañados de tutoriales para enseñarnos para qué se utiliza dicho lenguaje, así como un proyecto real que vamos desarrollando a medida que aprendemos.

Puedo decir por experiencia propia que es efectivo y está más que bien explicado, aunque luego hay que buscar la manera de ponerlo en práctica por nuestra cuenta.

Llevándolo al mundo físico: Arduino

Para los que no sepan qué es Arduino, es un microcontrolador, una placa de hardware a la que podemos añadirle todo tipo de módulos y que hagan lo que nosotros le digamos.

Existen infinidad de proyectos realizados en Arduino, así como una gran variedad de componentes, libros, tutoriales y todo tipo de herramientas para aprender y crear.

También sirve, para, aparte de programar, aprender del lado físico de la tecnología: la electrónica.

Es una buena manera de dar “vida” a la programación. Por ello, Arduino es uno de los nombres que más se escucha al hablar de robótica, porque la robótica ya no es algo que suene futurista. Cualquiera puede hacerlo.

De hecho, en el instituto en el que estudié, están trabajando con Arduino, creando una especie de dron para grabar imágenes desde las alturas, y, por lo que dicen los alumnos, es todo un éxito y a todos les ha encantado la experiencia y el hecho de trabajar con algo completamente funcional.

También existe la opción de Raspberry Pi, el cual es un microordenador completamente funcional, pero hablaremos de ello en otra entrada.

Conclusión

Es importante que los estudiantes se entusiasmen por aprender, y sobre todo, animarles y proporcionarles medios para ello. Prácticamente todos utilizan ordenadores o móviles, y estoy seguro de que muchos de ellos se interesan en cómo funciona una app o el último juego que se acaban de comprar. La tecnología está del lado de todos nosotros, en todos los ámbitos, desde el ocio a la educación.